El conteo de cartas ha existido desde la época de los dinosaurios (en años de casino). Edward Thorp publicó su popular libro sobre el conteo de cartas, «Beat the Dealer» (vencer al crupier), en 1962. Desde entonces, se han escrito cientos de libros sobre conteo de cartas. Películas como Rainman, «21» y The Hangover han mostrado el conteo de cartas. Los documentales sobre el conteo de cartas incluyen The Hot Shoe, Breaking Vegas y Holy Rollers. El conteo de cartas fue incluso el argumento de un episodio de Los Simpson (Sky Police, en 2015).

 

 

El conteo de cartas es legal. Ningún jugador puede ser acusado de hacer trampa basándose únicamente en lo que pasa dentro de su cabeza. Como los casinos no aprecien a aquellos que aportan habilidades para influir en el juego, su único recurso es no permitir a los contador de cartas jugar en sus casinos. En algunas jurisdicciones (como Nueva Jersey), los casinos ni siquiera tienen ese recurso.

Con toda esta atención, no es de extrañar que cuando se usan las palabras «conteo de cartas», todos piensen en el blackjack. La sorprendente verdad es que el conteo de cartas se usa de una manera mucho más general para vencer a una gran variedad de juegos.

El conteo de cartas se tener en cuenta para apostar en cualquier juego del casino donde las cartas se repartan desde un dispensador (o una sola baraja), cuando se realizan múltiples rondas se reparten cada vez que se baraja. El conteo de cartas se basa en el principio básico donde la ventaja de la casa para la apuesta cambia a medida que se salen las cartas del dispensador. El conteo de cartas no requiere que el contador memorice de forma precisa cada carta que se haya jugado. En ese sentido, la palabra «contar» es un término inapropiado, mejor sería «calcular», aunque difícilmente se vaya a decir. Lo cierto es que es mucho más simple de lo que parece.


En la mayoría de métodos de conteo de cartas, el jugador simplemente identifica dos grupos de cartas, llamados «cartas buenas» y «cartas malas» y usa un sistema para evaluar si hay más cartas buenas que malas. Al hacer un seguimiento de las proporciones relativas de estos grupos, el contador puede estimar cuándo la apuesta se inclina hacia su lado. El contador apuesta mucho cuando tiene ventaja y listo, gana a la casa.

Por ejemplo, en el blackjack, el jugador realiza un seguimiento de la proporción relativa de las cartas altas (T, J, Q, K, A) y de las cartas bajas ( 2, 3, 4, 5, 6). Las cartas altas son buenas para el jugador. Obtiene más blackjacks, cuando se dobla y pide carta obtienen mejores cartas y el crupier supera el 21 más a menudo. Del mismo modo, las cartas bajas son buenas para la casa. El jugador obtiene menos blackjacks, cuando se dobla y pide carta obtienen malas cartas y el crupier gana más manos. Todo lo que se necesita es un método simple para realizar un seguimiento de los porcentajes relativos de estos dos grupos. Voy a omitir los detalles.


Cualquiera que haya ido a algún casinos se encontrará con diferentes variaciones en el juego del blackjack. Entre los juegos se encuentran Blackjack el Switch, Free Bet Blackjack, el Pontoon, Spanish 21 y el Super Fun 21. Se puede vencer a todos estos juegos a través del conteo de cartas, en algunos más que otros. Si echas un vistazo en Amazon.com, puedes conseguir algún libro sobre Spanish 21 y Pontoon. Estos juegos siguen siendo blackjack y las cartas buenas y malas son más o menos las mismas que en el blackjack estándar. Estoy seguro que has visto la película «rain man»:
 

 

Para ver cómo funciona el conteo de cartas en otras situaciones, imagine que tiene la oportunidad de una «proposition bet» (apuesta hecha entre dos o mas jugadores al margen de la partida en la que están) para obtener un blackjack en la próxima mano. En este caso, las buenas cartas son claramente (T, J, Q, K, A), porque necesitas esas cartas para obtener el blackjack. Las cartas malas son el resto, (2,3,4,5,6,7,8,9). No se necesitan demasiadas cartas buenas para que esto suponga una ventaja importante para el jugador. Esta apuesta ha llegado y se ha ido (rápidamente) en los casinos de todo el mundo.

 

En otro caso, hubo una apuesta secundaria donde las dos primeras cartas del crupier eran rojas (Diamantes o Corazones). En este caso, las buenas cartas son todas la rojas y las malas son las negras. Puedes imaginar lo bien que se lo pasaron los contadores divertidos con esta apuesta.

 

Este tipo de «proposition bets» también se dan en el baccarat. De hecho, cuando la industria de los casinos se tambaleaba después de que Thorp publicara «Beat the Dealer», él estaba ganando silenciosamente una apuesta extra de baccarat, donde la banca o el jugador recibiría un 8 o un 9 naturales. Obviamente, las buenas cartas eran los 8 y los 9.

 

El juego del baccarat se puede vencer gracias al conteo de cartas, pero como han demostrado muchos autores de juegos, el esfuerzo no vale la pena. Con apuestas de 1.000 $ cada vez que el sistema de conteo indica que el jugador tiene ventaja en la apuesta del jugador o del banquero, los mejores sistemas de conteo generan una ganancia de aproximadamente una taza de café por semana Sin embargo, al igual que el blackjack, los inventores de juegos han encontrado numerosas variaciones en el juego del baccarat. Los contadores de cartas han vencido a algunos de estos juegos,
 

baccarat

La apuesta Tie (empate) del baccarat ha sido un sido tema muy polémico en la comunidad del conteo de cartas. Uno puede imaginar una situación al final del dispensador donde todas las cartas restantes tienen el valor 0 (T, J, Q, K). En ese caso, un empate 0-0 es una certeza. También es probable que otros grupos de cartas lleven a un empate (por ejemplo, que todas las cartas sean iguales). Al memorizar los diversos grupos de cartas que proporcionan ventaja, el contador puede mirar los dispensadores y esperar lo que se llama «jugada final». Si bien, en teoría, las jugadas finales pueden ser bastante importantes, la verdad es que este tipo de oportunidades son tan raras que el contador puede hacerse viejo para que poder disfrutar de una sola jugada final.


Esto no significa que la apuesta Tie no haya proporcionado grandes oportunidades. Un inventor de juegos decidió dividir la apuesta Tie en diez apuestas independientes. Diseñó apuestas complementarias para que el jugador pudiera apostar por separado a un empate 0-0, un empate 1-1, un empate 2-2 y así sucesivamente. Se desarrolló un sistema de conteo de cartas individual para rastrear cada empate individual. Los contadores usaron una táctica de equipo, donde los miembros del equipo fueron asignados a cada conteo del empate en particular. Cuando un contador apostaba a su empate, el resto del equipo seguía su ejemplo y apostaba por ese mismo empate.


La apuesta de parejas (Pairs bet) del baccarat también es una gran oportunidad. En este caso, el jugador aposta a que la mano del jugador o de la banca recibirá una pareja en sus primeras dos cartas. No hay cartas buenas o malas para la apuesta de parejas, lo que hace que sea un poco más difícil realizar el conteo. En cambio, el contador debe realizar un seguimiento del número de cartas de cada rango que permanecen en el dispensador, lo cual es fácil de hacer usando un sistema de puntuación del baccarat. El contador espera un gran desequilibrio en estos números. Usando una fórmula simple, puede calcular cuándo tiene ventaja. Para jugar a través de Internet, se puede crear una hoja de cálculo simple para rastrear la ventaja.


blackjack card counting

Muchos jugadores creen que las «máquinas barajeadoras» han provocado la muerte del conteo de cartas. Sin embargo, estas máquinas sufren lo que se conoce en la industria como «latencia». Las cartas en la ronda actual no están disponibles hasta que se vuelvan a introducir en el dispensador y se procesen. Mientras tanto, el barajador ya tiene las cartas para la próxima ronda. Aunque es difícil obtener alguna ventaja, no es imposible. En ciertas jurisdicciones, el conteo de cartas contra estos barajadores es un problema constante.


En la industria moderna de los casinos, el conteo de cartas ya no es solo el «conteo de cartas en el blackjack». Ese es solo uno de los miles de usos posibles del método, muchos de los cuales dan un porcentaje de ganancias sustancialmente más alto que el conteo en el blackjack. Cada apuesta en un juego de mesa con cartas que se reparten desde un dispensador es vulnerable al conteo de cartas. Para superar la apuesta, el contador solo necesita saber algunos detalles:
 

  • ¿Qué sistema de conteo se debe usar?
  • ¿Cuál es el porcentaje de ganancias?
  • ¿Dónde está el juego disponible?
  • ¿Existe algo mejor?

Este último punto es clave. Para los jugadores avanzados que quieren vencer a la casa, no es una pregunta si pueden encontrar la manera de hacerlo. Más bien, se trata de alinear todas las oportunidades y descubrir cuál es la mejor. El conteo ordinario de cartas en el blackjack está al final del grupo de oportunidades. Un jugador con talento que quiere vencer a la casa hará todo lo posible para encontrar algo mejor.

Sobre el Autor
Por

Eliot Jacobson recibió su doctorado en Matemáticas de la University of Arizona en 1983. Eliot ha sido profesor de Matemáticas y de Ciencias de la Computación. Eliot se jubilo de la academia en 2009.

Articulos Relacionados
Jugar al Blackjack gratis y en español

Blackjack Online

Tabla de Blackjack

Ganar al Blackjack

Tapetes de Blackjack

En la mesa de black jack

Trucos del blackjack

Trucos y Trampas

El valor de las cartas de blackjack

Reglas del Blackjack

Cómo ganar al Blackjack con 10 métodos legales

Cómo ganar al Blackjack con 10 métodos legales

¿Cómo jugar un Soft 17 (17 suave) en el Blackjack?

¿Cómo jugar un Soft 17 (17 suave) en el Blackjack?

El futuro del edge sorting

El futuro del edge sorting

Edge Sorting: la carta más segura

Edge Sorting: la carta más segura

Clasificación por bordes en Mississippi Stud

Clasificación por bordes en Mississippi Stud