La historia de Stefan Mandel es realmente interesante y es por ello que a pesar del hecho que la lotería no es un juego que esté presente en nuestro casino online, estemos obligados de vez en cuando a tratar de este juego por los enormes premios que se reparten y por el evidente componente de azar que se asemeja mucho a los que podemos experimentar en manos de blackjack o en multitud de juegos tradicionales de España.

En Youtube encontrarás vídeos sobre cómo ganar la lotería con el sistema de Mandel

En todo caso, no vamos a hablar ni de juegos de casino online relacionados con la lotería ni de los juegos físicos de lotería en España, ni donde comprar números de lotería ni de estrategias concretas, sino que queremos aproximarnos a la realidad de cómo ganar la lotería es posible para algunas personas, incluso de hacerlo de forma consistente y profesional.

La primera toma de contacto de Stefan Mandel con la lotería fue por azar, ayudó a eso que viviera en Rumania, en 1964, cuando el país estaba bajo el dominio comunista. En ese momento, estaba trabajando duro como contable para la compañía minera nacional y buscaba una actividad que lo llevara a una vida más cómoda, algo casi imposible en esa clase de sociedades. Tal vez incluso lo sacaría de Rumania, que, en aquel entonces, no era el mejor lugar para los judíos. Y es que Mandel era judío viviendo en Europa Oriental..

Por alguna razón, Mandel comenzó a centrarse en jugar a la lotería estatal. Pero jugaba de una forma muy distinta a cómo lo hacían miles de personas, estudiaba el juego, analizaba los sorteos y, buscaba oportunidades de la misma manera que Edward O. Thorp estaba atacando el aparentemente invencible juego de blackjack. Sin embargo, a diferencia de Thorp, Mandel no tenía el beneficio de una computadora del tamaño de una habitación de la universidad. Simplemente tenía su cerebro, su ambición intelectual y un deseo de cambiar su vida.

Durante las horas libres, se sumergió en conceptos matemáticos y teorías. Se le ocurrió un teorema que llamó Condensación Combinatoria. Fue un algoritmo que le permitió garantizar un segundo lugar en una lotería de seis números. Esencialmente, al elegir cinco de los seis números y comprar todos los boletos con las combinaciones correspondientes, pudo lograr el 100 por ciento de un segundo lugar, que fue lo suficientemente bueno para él.

Con el respaldo financiero de amigos que creían en la hermosa mente de Mandel, adquirió los boletos y lo hizo mejor de lo esperado. Teniendo un poco de suerte, Mandel y sus inversores se llevaron el primer premio. Eso les trajo 30,000 dólares en la moneda de la época en su país, el leu rumano. Después de pagar impuestos y devolver dinero a sus inversores en forma de beneficios, a Mandel le quedaron 5,000 dólares en esa moneda, que serían unos 40.000$ en la valoración de hoy en día.

Esta ganancia inesperada puede no parecer una fortuna, pero equivalía a ocho años de salario para un rumano de clase media en ese momento. La suma fue suficiente para que Mandel lograra salir de su tierra natal. Pasó los siguientes años deambulando por Europa, y no nos sorprendería si aplicara su inteligencia matemática a los juegos de casino en todo el continente para convertirse en uno de los mayores ganadores de casino de la historia del continente, antes de establecerse en Israel. Una vez allí, Mandel asistió a la universidad en Haifa y obtuvo un título en economía.

En la década de 1980, Mandel había llegado a Australia. Trabajó como contable, invirtió en metales preciosos y vivió una vida familiar bastante cómoda. Si bien nunca se olvidó de la lotería, la posibilidad de ganar un sorteo de loteria con 45 números y más de 8 millones de combinaciones debe haber parecido imposible, incluso para Mandel. Así que estudió los libros y se le ocurrió otro algoritmo.

Esta nueva aproximación le permitió a Mandel reducir el número de boletos necesarios de 8 millones a 3 millones. Era más complicado, más rentable y más secreto (Mandel nunca reveló detalles sobre la fase II de su estrategia de como ganar la lotería). También parecía increíble. Pero, por supuesto, armado con la realidad incontestable de las matemáticas, Mandel lo sabía mejor. "No todas las loterías son rentables desde el punto de vista del jugador", dijo. “La única forma segura de ganar es cubrir todas las posibilidades. La Lotería Local de Sydney me brindó la oportunidad de invertir 7 millones de dólares para ganar 27 millones".

Con ese tipo de pensamiento claro, Mandel logró encontrar inversores para su estrategia y en una época en la que no había casinos online pero donde la tecnología hizo el proceso más fácil de lo que hubiera sido de otra manera, la cosa fue bien, Estábamos en esa época en el año 1987 y las computadoras u ordenadores personales (PC) eran fácilmente accesibles. Los usó para resolver los detalles e imprimir los millones de formularios necesarios para comprar los boletos necesarios.

"Cuando anuncié [en 1987] que tomaría el gran premio en la lotería de Sydney, todos me dijeron: No tendrás éxito", dijo Mandel. "Me enojé y gané el gran premio 13 veces seguidas, con 400.000$ en premios más pequeños".

Las autoridades australianas también se enojaron, y cambiaron las leyes de lotería para hacer que sea imposible que Mandel siga superando el juego. Sin desanimarse, estableció sus sitios en América.

Más específicamente, se centró en la lotería de Virginia. El atractivo para él, según el Washington Post, es que "Virginia contaba con menos combinaciones de números que otras loterías ... Mandel concluyó que costaría solo $ 7.1 millones comprar cada boleto", que podría imprimirse en casa en Australia, según el Regulaciones de la lotería de Virginia.

Pero el dinero del premio tenía que ser lo suficientemente grande como para que la inversión valiera la pena. Entonces Mandel esperó pacientemente y monitoreó los sorteos óptimos. Tan pronto como uno alcanzó los 27 millones de datos, Mandel apretó el gatillo y puso en marcha su plan, con solo tres días para comprar unos 7 millones de boletos.

Treinta computadoras y una docena de impresoras láser se pusieron a trabajar. Mandel dijo a "Cómo lo hicieron" que usó "20 o 30 toneladas de papel" para crear todos los boletos. Luego invirtió 60.000 dólares para enviarlos desde Australia a los Estados Unidos. Un equipo de contadores subió a bordo para transportar los boletos a las tiendas de lotería y pagar los boletos que ya habían sido impresos.

El sistema se ejecutaba  sin problemas, hasta que Mandel y su equipo se quedaron sin tiempo, logrando comprar solo unos 5 millones de boletos en el momento del sorteo. Aunque la lotería de Virginia había dejado de ser una cerradura, Mandel seguía siendo una de las favoritas y las cosas se cayeron como se suponía. Él y su equipo ganaron el primer premio junto con un millón de dólares en premios más pequeños, incluso comprando boletos en establecimientos de juego ya que en Estados Unidos, la lotería o el keno son juegos que están entre el top 10 de juegos de casino.

El acuerdo fue bueno para Mandel: se pagó una tarifa de 1.7 millones por organizar todo, aunque a los inversores les fue peor: los que aportaron 4.000 $ terminaron con solo 1.400 después de gastos e impuestos. El gobierno de los Estados Unidos inspeccionó a Mandel, y la Comisión de Lotería de Virginia intentó evitar de pagarle por esa aproximación profesional al juego. Sin embargo, una vez que quedó claro que no hizo nada malo, las autoridades no tuvieron más remedio que pagar el dinero. Dicho esto, las reglas han cambiado para que un sistema estilo Mandel nunca más pueda ser diseñado.

Numeros de Loteria

 

Alejado de las loterías más lucrativas, Mandel intentó crear una propia (y falló) antes de pasar un tiempo en la cárcel en Israel debido a una condena por actividad fraudulenta relacionada con la industria del juego ilegal; y es que crear tu propia lotería en algunos países no es legal... y es que ya se sabe, como pasa en Casino, la Película el intentar "pasarse de listo" contra la casa (en este caso el Estado) no trae nada bueno...

En estos días, una vez más un hombre libre, se dice que el rey de la lotería está viviendo una vida tranquila en una pequeña isla en el Pacífico Sur. Simplemente no esperes que pruebe su suerte en algún juego de azar donde poder ver cómo está su suerte. "No me gusta el azar", dijo Mandel, "lo considero una discontinuidad en la organización social".

Sobre el Autor
Por

Iván nos descubre parte de la teoría que todo aficionado a los juegos de casino online. Su experiencia en materia de sociología y su conocimiento en la industria del juego en España sirven ofrecer contenido de calidad en nuestro blog de casino.

Articulos Relacionados
Los juegos tradicionales

Juegos Tradicionales

Los Juegos de Estrategia en Internet

Juegos de Estrategia

¿Qué es el Gaming?

Gaming: definición y tipos de juegos

Jugar al Uno

Uno: el juego de cartas

La Baraja Española

Baraja Española

¿Qué es un fisonomista?

Fisonomista y Casino

Los Salones de Juego en el Mundo

Salones de Juego

Sobre los juegos con descarga gratis

Juegos con Descarga Gratis

Sobre los Juegos Cooperativos

Juegos Cooperativos

Sobre los Juegos de Guerra

Juegos de Guerra