En el contexto de los casinos online es evidente que no son necesarias la mayoría de profesiones que se pueden reunir en el entorno laboral propio de los casinos físicos o presenciales. Y es que la tecnología y las importantes funcionalidades que permite internet hacen que el papel de crupier, el de director de torneo o el de jefe de mesa se realicen automáticamente y de forma mucho más ágil en la versión de casino online.

En todo caso, en este artículo no queremos entrar en el debate de cuanto se gana trabajando en un casino o cuantos tipos de profesión distintos se pueden ver en un casino, o las diferencias entre el perfil de los trabajadores de un casino presencial y de un casino online (totalmente distintos atendiendo a las características de ambas realidades). Lo que queremos es explicar en detalle cuál es una de las funciones o incluso uno de los puestos de trabajo más llamativos de los casinos o establecimientos de juego que podemos encontrar desde en salones de juego de Madrid hasta en casinos en Barcelona: el fisonomista que ejerce las funciones de recepcionista.

¿Qué es un fisonomista?

Un fisonomista es aquel especialista en reconocer a las personas por su rostro o apariencia física. Si bien un fisonomista puede ser muy útil en la policía, para encontrar sospechosos o criminales, en controles de carreteras o de pasos fronterizos, en otros ambientes como en los casinos, también es primordial disponer en la plantilla de algunos expertos en el reconocimiento de las personas por su fisonomía.

Los fisonomistas pueden detectar si una persona está mostrando una apariencia diferente a la propia, y este podría suponer el indicio de que dicha persona podría estar ocultando su identidad.

Un fisonomista experto además, podría decirnos algunos aspectos importantes acerca de la personalidad de una persona basándose únicamente en su fisonomía.

En los Casinos siempre se necesitan fisonomistas, capaces de detectar la presencia ilegal de personas con entrada prohibida en las salas de juego. Hoy en día, la tecnología permite que se puedan implantar cámaras en todos los rincones de una sala de juego. Eso permite al Casino disponer de una seguridad en lo relativo a intentos de robos y trampas, pero también proporciona herramientas útiles a los fisonomistas, a la hora de detectar personas que tienen el acceso vetado al Casino. 

Así que desde buen principio es importante señalar que los fisonomistas de casino ejercen la mayor parte de su trabajo en la recepción o entrada del casino y no tendrán nunca funciones de vigilancia o análisis del comportamiento de los jugadores en las mesas y con las fichas de casino.

¿Qué entendemos por la fisonomía de una persona?

La fisonomía es el conjunto de rasgos físicos que definen el rostro de una persona. Los ojos, la nariz, la boca, las orejas, las mejillas, son algunos de los rasgos físicos que definen a cada uno de nosotros. La presencia de bigote, barba, color o corte de pelo, peinado, o la constitución, no son elementos tan importantes, ya que se pueden modificar con relativa facilidad.

Las personas buscadas por la policía a menudo ocultan su identidad, hasta el punto de someterse a operaciones de cirugía estética para no ser reconocibles. Pero aun así, existen algunos rasgos imposibles de ocultar como la voz, la forma de andar, alguna expresión de la cara ante un determinado estímulo. 

La profesión de fisonomista

Los fisonomistas son una profesión que a pesar del avance tecnológico en el que estamos sometidos, todavía son muy demandados por la sociedad. Los grandes especialistas en fisonomía son los denominados peritos fisonomistas. Al igual que en otros campos como la contabilidad, la arquitectura, la medicina forense, existen peritos especializados en analizar la fisonomía de una determinada persona y sacar conclusiones que pueden ser determinantes a la hora de tomar actuaciones legales o judiciales contra esas personas.

Como hemos comentado, la policía necesita de especialistas en el reconocimiento de las personas por su fisonomía, para sus investigaciones policiales. Es cierto, que la ciencia dispone de formas infalibles para detectar a las personas como son el ADN o las huellas digitales, pero aun así, el trabajo de un fisonomista especializado o perito fisonomista es de gran ayuda y facilita el trabajo de los demás investigadores.

De hecho, la tecnología no sustituye a los especialistas, sino que son los propios especialistas quienes tiene que incorporar las nuevas tecnologías a sus rutinas de trabajo. 

La importancia de un fisonomista en un Casino

Los fisionomistas son una profesión demandada en los Casinos, salas de juego y otros establecimientos del mundo del entretenimiento y de los pasatiempos. Son los propios Casinos muchas veces, los encargados en formar a especialistas para el control de acceso a las salas, o al reconocimiento de actitudes sospechosas en la sala, mediante las cámaras de vigilancia. De hecho, fueron los fisonomistas de Casino Madrid en Torrelodones los que fueron capaces de localizar a los integrantes de los Pelayos que jugando a la ruleta consiguieron numerosos beneficios apostando en equipo. Ellos localizaron y obligaron a esta familia española de casino tan popular, viajar a otros países.

Los fisionomistas tienen que ser buenos a la hora de reconocer caras sospechosas, o caras familiares que pudieran ocasionar algún problema con anterioridad y que todavía no ha sido posible impedirles el acceso a la sala.

Cabe recordar que los Casinos como cualquier otro establecimiento privado, dispone de derecho de admisión, y este puede impedir el paso a cualquier persona que lo considere oportuno. Por lo tanto, una de las tareas principales de los fisionomistas sería la de controlar el acceso al Casino o sala de juego e impedir que accedan a él, personas que lo tengan prohibido. Es una figura tan importante como las figuras en una baraja española.

En los Casinos Españoles es obligatorio mostrar el DNI y en el ordenador del empleado del Casino, aparecerá si esa persona tiene permitida la entrada o no. En caso contrario, esa persona no podría entrar en la sala. Pero existen muchos intentos de colarse en una sala con un DNI que no se corresponde con la de la persona que lo ha mostrado. Desde menores de edad, pasando por personas que han ocasionado problemas de seguridad en la sala, intentos de estafa, robos y también personas que se han excluido del Casino por tener problemas de adicción al juego.

En el presente y futuro, se espera que casi todos los Casinos cuenten con un control biométrico en la entrada, ya sea facial o de huellas dactilares. Habrá que ver si las legislaciones de los distintos países o estados permiten realizar este tipo de prácticas que podrían ser vistas por algunos como una vulneración de la privacidad, pero por otros como una medida de seguridad importante, comparable a la detección de metales en la entrada de estadios deportivos o discotecas.

Otra gran función destinada a los fisionomistas es la revisión y vigilancia de las salas de juego mediante cámaras de seguridad. Cualquier actitud sospechosa que pasaría desapercibida a muchos, podrá ser valorada por estos especialistas, quienes se comunicarán con los agentes de seguridad en la sala o con la policía.

Cualquier detalle por pequeño que sea, podría ser la prueba de una violación de alguna de las reglas de la sala de juego. Por ejemplo, que varios jugadores se estén dando señas o estén comunicándose de forma sospechosa con algún croupier puede ser el indicio de algún tipo de estafa o trampa. 


Requisitos de entrada en los Casinos

Cada Casino se puede reservar el derecho de exigir una determinada etiqueta para entrar en la sala de juego. Por ejemplo, antiguamente eran varios los Casinos en España en los que se exigía como protocolo, entrar al interior, con una chaqueta americana. Un ejemplo claro es el Gran Casino de Madrid ubicado en Torrelodones, donde incluso en los primeros años de la llegada del poker Texas Holdem, los jóvenes practicantes de este juego de casino debían atravesar la zona de blackjack, ruleta en vivo y punto y banca ataviados con una americana para acceder a la poker room.

En todo caso, la tradición británica en lo que se refiere a la etiqueta todavía actualmente es más exigente que en Europa. Esta exigencia en el vestuario es cultural y se puede encontrar en otros establecimientos hosteleros como bares y restaurantes, o en universidades o clubes.  En los Estados Unidos por ejemplo, la edad mínima para entrar en un casino es de 21 años de edad, por los 18 años en Europa.

Además, gracias a la llegada del poker como juego estrella en números casinos en Europa, las exigencias se han relajado en los últimos años, y la vestimenta es muy flexible en casi todas partes, aunque el establecimiento puede imponer su propia política de etiqueta, y se reserva el derecho de admisión en cualquier caso.

En establecimientos como Casino Barcelona, junto al puerto deportivo y la playa, la etiqueta es bastante laxa, siempre y cuando no entres en bañador o bermudas. Eso hace que sea un Casino atractivo para la gente joven y que su poker room tenga la fama de ser una de las más prestigiosas de todo el continente europeo. 

Sobre el Autor
Por

Iván nos descubre parte de la teoría que todo aficionado a los juegos de casino online. Su experiencia en materia de sociología y su conocimiento en la industria del juego en España sirven ofrecer contenido de calidad en nuestro blog de casino.

Articulos Relacionados
Juegos en directo: experiencia sin límite

Vive los juegos en directo

Cómo apostar en el casino con éxito

Cómo apostar en un casino

El casino Alicante: juegos en el Mediterráneo

Todo sobre el casino Alicante

15 juegos chulos para flipar, ganar o pensar

Juegos chulos para flipar

Tirador de dados, el cubilete virtual

Tirador de dados: azar a golpe de clic

La película Las reglas del juego

Las reglas del juego: la película.

Don King Kong: juego estrella de Nintendo

Don King Kong de Nintendo

Gran Casino de Murcia, una 'odisea' de placer

Casinos en la región de Murcia

El maravilloso juego del go

Todo sobre el juego del go

Casino Tarragona, jugar con vistas al Mediterráneo

Casino Tarragona, jugar junto al mar