Si existe un elemento en común en nuestra cultura de los últimos siglos que ha permanecido inalterado este no es otro que la baraja española. En este artículo vamos a desmenuzar algunos aspectos quizá poco conocidos para el gran público de la baraja de cartas que consideramos tradicional en nuestro país y con la que podemos disfrutar de innumerables juegos y pasatiempos tanto de forma individual (el solitario) como en grupo: la baraja española.

 

¿Qué es la Baraja Española?

En España contamos una baraja que data de varios siglos de existencia y que se ha convertido en el elemento de juego que hace posible que contemos con la mayor riqueza de entretenimiento con los naipes. Y es que la baraja española ha sufrido algunas modificaciones durante su larga historia pero a grandes rasgos conserva la mayor parte de los elementos que la han hecho mantener sus particularidades respecto por ejemplo la baraja inglesa.

Hoy en día, podemos encontrar barajas españolas en un gran número de países con una histórica influencia hispánica como los países latinoamericanos y Filipinas, donde los juegos de cartas, los juegos de mesa y muchos juegos online tienen como protagonista esta baraja y sus característicos cuatro palos: oros, bastos, copas y espadas.

Además existen otras barajas en las que la herencia española ha hecho posible que sus propias barajas y juegos de naipes conserven características casi idénticas; por ejemplo como sucede en en Italia, donde la influencia de la baraja española es más que notable, ya que usan exactamente los 4 mismos palos.

Historia de la baraja española

Parece ser que la baraja originaria que influyó en todas las demás barajas europeas, podría ser de origen otomano, y data de la Edad Media. A partir de esa baraja, aparecieron las distintas barajas en los distintos países, cada uno incorporando diferentes peculiaridades que las hicieron únicas. En todo caso, se trata de un elemento de entretenimiento propio de los ejércitos y que empezó a utilizarse en un contexto de descanso entre batalla y batalla; pero incluso en ese entorno no podemos hablar de que con la baraja de cartas se pudieran organizar juegos gratuítos sino que siempre las apuestas han estado estrechamente relacionadas con estos juegos.

En el siglo XVI ya se conocían juegos jugados con una baraja parecida a la que conocemos hoy en día y a las que por aquella época ya aparecían en Francia e Inglaterra; en la baraja española sin embargo por entonces, se incorporaron discontinuidades o interrupciones para cada uno de los 4 palos. Estas discontinuidades se aprecian en la pinta de la carta, en la parte inferior o superior de la misma. Así pues, los oros no tienen discontinuidad, las copas tienen una discontinuidad, las espadas dos discontinuidades y los bastos tres discontinuidades.

Esta característica unido al índice escrito en la parte superior izquierda, permite al jugador, conocer que carta posee sin la necesidad de extender la carta, cosa que le protege de posibles mirones que quieran hacer trampas.

Desde sus inicios, los naipes españoles son simétricos, así que tantos los índices como las discontinuidades se pueden ver sin necesidad de girar la carta.

Otras barajas de cartas

Existen otras muchas barajas siendo la inglesa y la francesa las más habituales para juegos de apuestas o de ocio. Tanto en estas dos barajas como en la española, existen 4 palos, aunque en la inglesa o la francesa, los palos son otros: diamantes, corazones, picas y tréboles. La otra gran diferencia es que en lugar de los 48 naipes habituales de la baraja española, en la inglesa y francesa se utilizan 52 naipes. Aunque como veremos más adelante existen juegos distintos en los que se puede adaptar cada baraja a una necesidad específica de número de cartas.

La baraja inglesa y la baraja francesa

Las diferencias entre la baraja inglesa y la francesa son principalmente de diseño, puesto que la baraja inglesa tomó los palos y las figuras directamente de la baraja francesa.  Además la baraja francesa tomó para las figuras distintos personajes, que han ido cambiando a lo largo de la historia, como el famoso emperador. En todos casos, incluyendo la comparación con la baraja española, parece evidente que el origen histórico es común.

Otra diferencia principal entre la baraja inglesa y la francesa es la letra inicial que designa a las figuras. Así pues, en la baraja inglesa, las tres figuras se llaman Jack (J), Queen (Q) y King (K), mientras que en la baraja francesa, con el mismo significado, las tres figuras se denominan Valet (V), Damme (D) y Roi (R).

La baraja del tarot

Aunque lejos ya de los juegos mentales o de estrategia, queremos olvidarnos de otra baraja muy relevante y que también muchos consideran ha tomado algunos elementos propios de la baraja española como es la baraja del tarot. Esta baraja, de origen en la Edad Media, consta de 78 naipes divididos en arcanos mayores (22 naipes) y arcanos menores (56 naipes). Los arcanos menores están divididos en 4 palos, al igual que en las barajas española, inglesa y francesa, pero en el tarot cada palo tiene 4 figuras: sota, caballo, reina y rey. 

La baraja del tarot sigue muy vigente en la actualidad, especialmente para temas adivinatorios y esotéricos. Existen programas de televisión y de radio, completamente dedicados a especialistas en la materia, tarotistas, que ofrecen sus servicios en directo a todo aquel que necesite conocer algún detalle sobre su futuro.

Normalmente la audiencia pregunta por problemas relacionados con las finanzas, la salud y el amor. El tarotista tira las cartas y realiza una lectura, en la que expone lo que le sucederá a esa persona en ese asunto. Últimamente el tarot también ha llegado a internet, y se pueden realizar consultas a través de este medio.

Juegos de cartas con baraja española

Nos podemos dejar algunos, pero para resumir, los juegos más conocidos de baraja española son: la brisca, el tute, el chinchón, el mus, el cinquillo, las siete y media. La brisca y el tute, son juegos parecidos en los que cada carta tiene un valor: el as vale 11 puntos, el 3 vale 10 puntos, el rey 4 puntos, el caballo 3 puntos y la sota 2 puntos.

Una de las diferencias es que en el tute se reparten previamente todas las cartas del mazo entre los jugadores mientras que en la brisca se van robando cartas después de cada ronda.

Las siete y media tienen un parecido al famoso ‘black jack’ que se juega con baraja inglesa. Cabe mencionar que en la mayoría de juegos de baraja española podemos jugar con 40 naipes y descartar los ochos y nueves. Así que incluso en uno de los juegos de casino online más populares de 888casino, el del Blackjack Online, la baraja española tiene también presencia.

Jugar al solitario con la baraja española

La principal ventaja de los juegos de solitario es que no necesitamos de más compañeros para jugar y divertirnos. Una realidad que ahora también se da gracias a la difusión del juego online, donde además podemos encontrar numerosas formas de entretenimiento basadas en la baraja española, que es protagonista muchas veces de juegos de azar online, en los que no se necesita invertir dinero real ya que pueden disfutarse gratis.

Para jugar al solitario con baraja española, colocamos los 36 naipes (descartamos los ochos y los nueves) boca abajo en 4 filas, y nos dejamos 4 cartas en el mazo. A continuación, escogemos uno de los 36 naipes y le damos la vuelta. Esa carta la tenemos que colocar en el lugar que le corresponde, teniendo en cuenta que cada fila corresponde a un palo y las cartas van ordenadas del 1 al caballo. A continuación cogemos la carta que había en esa posición y la colocamos en el lugar que le corresponda.

Es decir, realizamos sucesivas permutaciones de cartas.  En el momento en el que aparece un rey, lo colocamos a la derecha del caballo y continuamos con una de las 4 cartas que teníamos apartadas, que simbolizan las 4 vidas que tenemos. En el momento que hemos destapado los 4 reyes, hemos perdido la partida.

Significado de los 4 palos de la baraja española

Cada palo de la baraja española tiene un significado y como ya hemos adelantado sus orígenes se remontan a muchos siglos atrás, por lo que la baraja española se convirtió en un excelente testimonio visual de la realidad de esa socidad.

Ese significado viene muy relacionado con los diferentes estamentos que existían en la sociedad de la Edad Media.  Por ejemplo, el oro representa el dinero. Las copas (o cáliz) representan a la iglesia. Las espadas al ejército, mientras que los palos representan a lucha entre los diferentes estamentos. Relacionando los palos de la baraja española con los de la inglesa o francesa, encontramos que los bastos se relacionarían con los tréboles, las espadas con las picas, las copas con los corazones y los oros con los diamantes.

Los cuatro ases de la baraja española

Si tuvieramos que destacar cuatro cartas de la baraja española, sin duda escogeríamos al As de bastos, al As de espadas, al As de oros y al As de copas: los cuatro ases de la baraja, que a diferencia de los naipes franceses o ingleses, cuentan con figuras especiales que ilustran de forma mucho más clara los cuatro palos de la baraja.

Además, la cultura pop ha hecho que estos cuatro ases de la baraja sean elementos icónicos y aparecen en refranes, frases hechas, anuncios comerciales y en la iconografía popular, siendo también emblemas de juegos cooperativos y videojuegos para señalar puntuaciones y status elevados.

Una realidad que se ha ampliado en el mundo de la mercadotecnia o el marketing, donde estas cuatro cartas de la baraja, las más significativas y esperadas entre los jugadores de cartas son las que incluyen anuncios publicitarios en el caso de barajas realizadas con fines comerciales.

¿Cuántas cartas tiene una baraja española?

Una peculiaridad de la baraja española es su número de cartas o naipes. Y es que la baraja española posee 48 naipes agrupados en sus 4 palos, cosa que difiere de otras barajas que constan de 52 naipes. La verdad es que España siempre ha sido un país muy supersticioso, y si en un principio, habían 13 cartas de cada palo, se eliminó una carta para evitar tener el mal fario, así que la reina desapareció de la baraja española, y se mantuvieron las otras 3 figuras: la sota, el caballo (que en realidad es un caballero) y el rey.

Es cierto, que a menudo, la baraja incluye dos comodines, que pueden utilizarse en algunos juegos, pero por tradición, a diferencia de lo que sucede con el comodín o el joker de la baraja inglesa, en la baraja española no existen comodines en sí.

Fabricantes de cartas de baraja española

Si hablamos de fabricantes de barajas españolas tenemos que hablar de Fournier. Heraclio Fournier, era un joven burgalés, nieto de francés, quien se instaló en Vitoria y abrió una impresora en 1870. En 1877 encargó el diseño de una baraja española a un profesor de la Escuela de Arte y a un pintor. Eran los primeros pasos de Fournier en el mundo del naipe.

En 1889, Augusto Rius, modificó el diseño, muy similar al actual, y la marca fue ganando en popularidad. Se puede decir que desde 1948, Naipes Heraclio Fournier es líder absoluto en la producción de barajas españolas.

Su fama es internacional, y en 1986 unió fuerzas con la americana ‘The United States Playing Card Company’ para convertirse en líderes absolutos del mercado mundial de cartas.

Recientemente, Cartamundi, con su sede central en Bélgica, ha cerrado la adquisición de UPCC-Fournier, para afianzarse como líder mundial en el sector de cartas y naipes. Con marcas míticas de cartas como: Bycicle, Tally-Ho, Copag y Bee, además de la propia Fournier, Cartamundi acapara casi todo el mercado mundial de cartas y naipes.

Barajas españolas de 40, 48 y 50 naipes

En otro apartado hemos explicado que la baraja española consta de 48 naipes, pero también vamos a encontrar barajas españolas de 40 y 50 naipes. La baraja de 50 naipes simplemente incorpora 2 comodines que se pueden incorporar en algunos juegos.

Mientras que la de 40 naipes es el resultado de eliminar los ochos y los nueves, que se suelen despreciar en la mayoría de juegos de baraja española. Lo más habitual, pues, es que de la baraja española completa de 50 cartas, 10 de ellas, se queden en la cajita la mayor parte del tiempo y nos olvidemos de ellas.

Lo mismo sucede con los juegos de la familia del solitario, que suelen contar con muchas versiones y cuyo número de naipes óptimo es totalmente variable según el estilo de juego elegido.

Sobre el Autor
Por

Iván nos descubre parte de la teoría que todo aficionado a los juegos de casino online. Su experiencia en materia de sociología y su conocimiento en la industria del juego en España sirven ofrecer contenido de calidad en nuestro blog de casino.

Articulos Relacionados
Los juegos tradicionales

Juegos Tradicionales

Los Juegos de Estrategia en Internet

Juegos de Estrategia

¿Qué es el Gaming?

Gaming: definición y tipos de juegos

Jugar al Uno

Uno: el juego de cartas

¿Qué es un fisonomista?

Fisonomista y Casino

Los Salones de Juego en el Mundo

Salones de Juego

Sobre los juegos con descarga gratis

Juegos con Descarga Gratis

Sobre los Juegos Cooperativos

Juegos Cooperativos

Sobre los Juegos de Guerra

Juegos de Guerra

Sobre los juegos mentales

Juegos Mentales