¿Alguna vez has visto una película de James Bond, has visto a alguien repartiendo en el Blackjack o girando la ruleta y pensado: “¡Vaya, ese sí que es un trabajo de élite y con glamur!”? Aunque la industria de los casinos es un negocio en auge y un sector lucrativo en el que trabajar, no todo es oro lo que reluce en la vida de un crupier

Hemos recopilado las reflexiones y las experiencias de crupieres reales para esbozar cómo es en realidad el trabajo en un casino: desde saber qué esperar cuando empiezas a formarte hasta cómo prepararte para tu primer día en el área de juego.
 

APRENDER LOS TRUCOS BÁSICOS 

Ser crupier implica mucho más de lo que crees. Tienes que prestar atención a cada detalle a medida que perfeccionas tus técnicas para barajar y habilidades para recoger, repartir y contar fichas adecuadamente. Antes de dejarte solo con los apostadores en el casino, tienes que aprender todos los trucos y consejos que te ayudarán a convertirte en un exitoso crupier. 

Esta es una profesión en la que la formación práctica no se aprende por arte de magia. Si cometes un error, hay un montón de dinero en juego, por no hablar de la reputación del casino en el que estés trabajando. Debido al ritmo acelerado de este trabajo, tienes que conocer todos los entresijos y, por ello, se realiza un curso de formación con una duración de seis a ocho semanas para los nuevos empleados del sector. Sin embargo, esto plantea una pregunta interesante: ¿te pagan por tu formación o eres tú el que paga por recibirla? 

Depende de la manera en que la realices. 

Si quieres aprender los métodos de la sala antes de tener un puesto de trabajo garantizado, probablemente tendrás que asumir los costes. Hemos investigado un poco y en una de las empresas líderes en formación de crupieres del Reino Unido te encontrarías, como mínimo, con un precio de más de 2.500 £ para cubrir tu formación. Una cantidad bastante considerable teniendo en cuenta que estás pagando por conseguir un empleo. 

La formación promete enseñarte todo lo necesario para el puesto: aprenderás las similares supersticiones que se esconden tras el comportamiento de ciertos jugadores o a anunciar la apertura o el cierre de las apuestas en la mesa. Resulta un poco raro el hecho de que te enseñen a responder ante las reacciones y comportamientos de otras personas. ¿Seguro que no va en contra de nuestra propia personalidad? 

Una de nuestras fuentes internas, que trabajó como crupier durante la década de los noventa, nos contó que primero le dieron el empleo y luego empezó a formarse. Sin embargo, la pega era que no le pagaban por asistir al curso de seis semanas.

Para ser un crupier, necesitas tener una actitud profesional y un comportamiento que refleje que estás al tanto en todo momento. Tienes que tener controlada la situación, incluso de las cartas, las fichas y los apostadores. 

Tienes que convertirte en todo un experto en el manejo de las fichas. Una fuente comentó lo siguiente en Sabotage Times: 

“Teníamos dos pilas de 20 fichas y teníamos que tirarlas y luego recogerlas y ponerlas de nuevo en pilas de 20 sin contar. La técnica consistía en aprender a ‘sentir’ el momento en que tenías las 20. También teníamos que dividirlas en cuatro pilas más pequeñas de cinco fichas cada una y, después, apilarlas de nuevo, ‘mostrando’ [the amounts] a las cámaras, apostadores e inspectores. Era sorprendentemente difícil y los dedos me dolían después durante horas”. 

El hecho de someter tus manos a tanto estrés y cansancio muestra lo serio que es el trabajo de crupier. Se trata de un trabajo altamente cualificado que tienes que dominar. No solo es arduo para tus manos, sino que también puede hacerse notar en tu cerebro. Nos comentan que a menudo tienes que aprender las reglas del Texas Hold'em para empezar, con la promesa de que podrás probar tu mano como crupier en otros juegos de mesa.
 

SABER MANEJARTE PARA MANTENERTE

Lo bueno que es un crupier depende de la calidad de sus destrezas. Ciertos aspectos del trabajo no pueden enseñarse en un curso intensivo de ocho semanas, simplemente surgen de forma natural. 

Tener don de gentes es fundamental si quieres ganarte la vida como crupier. No solo trabajarás con tus compañeros de trabajo, sino también con los apostadores que buscan ganar a lo grande. En cualquier momento puedes tener a una multitud de 20 personas o más alrededor de tu mesa, así que tienes que ser amable, hacerles sentir que son bien recibidos y ser capaz de soportar ciertos comportamientos y actitudes. Si no se te da bien eso de ser sociable o eres pésimo para comunicarte, quizás ser crupier no sea lo tuyo. También necesitarás tener una mentalidad lo suficientemente fuerte como para poder soportar el abuso verbal de las personas. Puede que a menudo te culpen cuando alguien pierda una apuesta, así que intentar mantener la calma en situaciones tensas es una destreza clave. 

Aparte de las cuestiones relacionadas con los rasgos del carácter, también tienes que ser capaz de manejar números mentalmente. Sin embargo, no hace falta que seas un niño prodigio de la aritmética, sino que se trata más bien de memorizar los números y las cartas que se encuentran en la mesa. Un crupier comentó lo siguiente en The Independent: 

“Tienes que ser bueno con los números y tener una buena mente para las matemáticas básicas; es decir, para sumar, restar y multiplicar. Aunque muchos juegos tienen probabilidades fijas, en gran parte se trata de tener memoria y práctica”. 

En la ruleta tienes las probabilidades delante de ti; el tapiz en el que se colocan las apuestas te mostrará las probabilidades para cada tipo de apuesta (esto es, colores, cifras simples, primeras 12). Lo difícil viene en las mesas ajetreadas: montones de personas apostando cantidades diferentes, algunas por números, otras por empates, otras por colores, otras por pares o impares. Todos pagan probabilidades diferentes, así que puede que tengas que hacer cinco o seis sumas diferentes cuando calcules una ganancia, aunque solo sea para un jugador. Cuantos más jugadores, más complicaciones. 

Los juegos de cartas y dados no se libran de los números. El Blackjack implica sumar constantemente, como en Craps, así que otra destreza fundamental es la de ser capaz de sumar dos números rápidamente. 

Tener aguante físico y mental es fundamental en este trabajo. Como trabajas muchas horas y turnos por la noche, tienes que tener cuidado de no estar adormilado ni de mostrar una evidente falta de atención. Tienes que estar alerta en todo momento, asegurándote de que estás en todo, desde manejar la cantidad correcta de cartas a apilar la cantidad correcta de fichas en tus pilas.
 

FAMILIARIZARSE CON EL CASINO 

Ponerse nervioso antes del primer día de trabajo es algo que pasa en cualquier profesión. El pulso acelerado, la sensación de náuseas en la boca del estómago, las manos temblando de miedo... Un nuevo empleo sin duda te pone los pelos de punta. 

Pero imagínate los nervios que pueden entrarte después de haber realizado toda una serie de sesiones de formación y que tu primer turno sea en frente de una sala llena de personas que van a estar observando cada movimiento que hagas, contrariándote y reprochándote tus decisiones porque su dinero está en tus manos. Pues esta es la vida de un crupier. 

Una fuente interna compartió con nosotros su primer día de trabajo y nos contó lo siguiente: 

“El jaleo y el caos del casino nos envolvió como si fuéramos a la sala de juego como corderos que van a lanzar a los leones. No había relojes ni ventanas, así que nunca sabías qué hora era, ya que era parte de la psicología del casino para mantener a los apostadores jugando. Todo era desconcertante en varios sentidos, era una sobrecarga emocional”. 

Tienes que tener presente que el humilde crupier está manejando un montón de dinero de otras personas. No se trata simplemente de mover unas fichas de aquí para allá... Algunos jugadores realizan colosales apuestas, arriesgándolo todo a una carta. No solo estás jugando con el dinero de los jugadores, sino también con sus esperanzas y sueños. 

El casino es obviamente una zona de mucha tensión, con jugadores concentrados en probar suerte y averiguar las tácticas de sus oponentes sin mostrar nada de las suyas. Un crupier de Macao le habló hace poco a la BBC del ambiente en las mesas y comentó lo siguiente: 

“Está claro que me alegra que los clientes ganen, porque así no me causarán problemas. Perder es sinónimo de tener problemas. Si el cliente te grita o te insulta, tienes que tener presente que es solo trabajo y no llevártelo a lo personal”. 

Desde el día uno, tienes que estar preparado para los comentarios subidos de tono de los jugadores. Si no soportas el calor, sal de la cocina. Los apostadores no tienen nada personal en contra de ti si pierden, es el juego y la mesa lo que les molesta, pero eres lo único con lo que pueden desquitarse. Un cliente enfadado le tiró un cenicero de cristal a un crupier que conocimos, y todo por una apuesta de 25 £. 

Como puedes imaginarte, la mayoría del juego de apuestas de un casino sucede por la tarde y hasta muy entrada la noche. Normalmente los crupieres se organizan en rotaciones de tres turnos diferentes: de mañana (de 7 a. m. a 3 p. m.), tarde (de 3 p. m. a 11 p. m.) y noche (de 11 p. m. a 7 a. m.). En The Guardian, un crupier afirmó lo siguiente: 

“A las 5 a. m. todavía pueden quedar 25 o 30 personas. En un fin de semana puede haber al menos 50. Un sábado por la noche puede haber cerca de un millar de personas en las instalaciones, así que hay bastante ajetreo”. 

El hecho de que los jugadores se queden hasta que amanezca (y en algunos casos, más incluso) demuestra lo popular que son los juegos de casino.

Durante tus turnos, formarás parte de una jerarquía de crupieres. Cuando empieces por primera vez, estarás abajo del todo como crupier, luego subirás un peldaño y serás vigilante de crupieres, vigilando todas las mesas. El siguiente ascenso es a supervisor, antes de que acabes consiguiendo el puesto de gerente. Hay margen para ascender en un casino, pero primero necesitas dominar las destrezas para convertirte en crupier.
 

LOS ALTIBAJOS 

Trabajar en un ambiente estresante y tenso como el del casino definitivamente puede provocarte altibajos, pero ser crupier también tiene sus ventajas. 

Un empleado comentó en Sabotage Times que la idea de estar videovigilado todo el tiempo, de que grabaran todos sus movimientos, fue una parte muy deprimente de su trabajo. Sintió que era parte de un régimen, que su vida se basaba en los métodos del casino. Afirmó: 

“Sin intención de sonar demasiado melodramático, acostumbrarse a la vida como trabajador de un casino puede hacerte sentir que estás renunciando a ciertas libertades para formar parte de una estructura autoritaria. La sociedad interna del casino tiene sus propios códigos, costumbres y rutinas, y puede resultar un poco apabullante, sobre todo cuando solo eres un novato (un crupier)”. 

Puedes imaginarte a qué se refiere. Piensa en un casino cualquier de tu ciudad. ¿Te gustaría trabajar en una sala sin relojes ni luz natural, viendo las mismas caras en todos los turnos hasta primera hora de la mañana? Se trata de un trabajo que puede resultar exigente tanto física como mentalmente y que puede estancarte en la misma rutina, turno tras turno. 

Pero si tienes la suerte de iniciarte como crupier fuera de un casino, te adentrarás en un mundo totalmente nuevo. 

Los cruceros se han convertido en una de las elecciones para vacaciones más populares entre aquellos que buscan tomarse un respiro y visitar varios países al mismo tiempo. Se trata de una especie de aproximación de la clase media a lo que sería irse de mochilero por el mundo. Los barcos en sí son verdaderas obras de arte. Encontrarás de todo: desde piscinas, gimnasios y cubiertas para tomar el sol, hasta elegantes restaurantes. Tienen todo lo que necesitas para relajarte. En los cruceros también encontrarás algo más: casinos. 

Ya sea para hacer girar la ruleta o para repartir en los torneos de Blackjack, la demanda de crupieres en cruceros nunca ha sido tan grande. Y las ventajas del trabajo no están nada mal tampoco. Zarpando por todo el mundo, irás a donde el barco te lleve. Podrás ganarte la vida viajando a destinos exóticos. Y esto no es todo, también recibes propinas, un montón de hecho. ¡Ah, por cierto! Como trabajas en mar abierto, tu sueldo está libre de impuestos, así que el 100 % de lo que ganes será solo para ti. Un crupier que trabajó en un crucero durante casi seis años nos comentó lo siguiente: 

“Viajé a Alaska, el Caribe, México y a cientos de sitios. Me sentía muy afortunado. Cuando los barcos llegaban a los puertos, no estaba permitido que los casinos abrieran, así que tenía todo el día para ”. 

¿Un sueldo libre de impuestos, tiempo libre cuando el barco atraca y viajar por todo el mundo? ¡Suena genial! Un llamativo contraste con respecto a las historias que se escuchan sobre el trabajo en los casinos, pero tienes que empezar en algún sitio. Y ese sitio son las salas de la ruleta o las mesas de poker en tierra firme. 

Como puedes observar, la profesión del crupier cambia constantemente. Un día estarás apilando fichas al mediodía para preparar la jornada de trabajo y al siguiente estarás repartiendo poker a las 3 a. m. en una mesa llena de gente. Pero, como revelan las confesiones de los que trabajan en esto, la profesión de crupier es un trabajo difícil, aunque gratificante, al que dedicarse.

 

Sobre el Autor
Por

Abraham Hayon tiene años de experiencia como autor de artículos relacionados con el Marketing en España en general y con los casinos físicos y virtuales en particular. En ellos Abraham nos trae información detallada sobre las diferentes facetas del conglomerado de los juegos de azar que llamamos casino. Español de origen y cinefilo de educación académica muestra en sus artículos ángulos difíciles de encontrar e investigar hoy en la web y fuera de esta.

Articulos Relacionados
CÓMO JUGAR TU 16 CONTRA EL 10 BOCARRIBA DEL CRUPIER

CÓMO JUGAR TU 16 CONTRA EL 10 BOCARRIBA DEL CRUPIER

LAS TRES PEORES MANOS EN EL BLACKJACK

LAS TRES PEORES MANOS EN EL BLACKJACK

El tercer teorema de la devolución de pérdidas

El tercer teorema de la devolución de pérdidas

El segundo teorema de la devolución de pérdidas

El segundo teorema de la devolución de pérdidas

Las matemáticas de los programas de fichas no negociables de Baccarat

Las matemáticas de los programas de fichas no negociables de Baccarat

El teorema de la devolución de pérdidas

El teorema de la devolución de pérdidas

Conteo en juegos propietarios

Conteo en juegos propietarios

Conteo Over/Under (el juego de mesa)

Conteo Over/Under (el juego de mesa)

Conteo en todos lados

Conteo en todos lados

Análisis de conteo, 101

Análisis de conteo, 101